viernes, 18 de marzo de 2016

3 ERRORES COMUNES EN LA INTELIGENCIA DIGITAL QUE TE RECOMIENDO MUCHO NO COMETER

           

1) No pedir que te promuevan. Hazte notar dando contenido que sea percibido de valor. No mandes mensajes diciendo “por favor dame like”. La viralización no ocurre por mendigar, sino por que a las personas nos gusta/impacta lo que leemos o vemos y nos nace compartirlo.

     
     2) No subas a Instagram fotos con fotoshop. La personas quieren ver en Instagram fotos “lindas” pero reales. Personas viendo personas, no personas viendo personajes.

     3) No busques hacer contenidos perfectos y largos. Busca acción que inspire.

miércoles, 16 de marzo de 2016

viernes, 4 de marzo de 2016

El primer paso de la ingeniería comercial en Inteligencia Comercial

El primer paso de los 8 pasos de Ingeniería Comerciar que propongo desde las Destrezas de Inteligencia Comercial, es DISTINGUIR COMUNIDAD.
Esto es, distinguir la comunidad con la cual tengo un compromiso social, una misión que me inspire a actuar con las personas que conforman esa comunidad. 
La comunidad es un grupo de personas que algo las une, tienen una causa común. Ya sea la comunidad de personas de RRHH de grandes empresas matriciales, la comunidad de adolescentes en su ultimo año de secundaria en Bogotá, los repartidores de diarios de Buenos Aires, los desocupados de alrededor de 60 años de Ciudad de México, el equipo que reporta a mi dirección en una organización publica de Barcelona. 
Este primer paso se trata de poner un borde claro sobre de que comunidad me voy hacer cargo desde la oferta que soy o somos, dado un compromiso con transformar algo de esa comunidad que sea percibido como un posibilidad en la escucha de esa comunidad. 
No queremos conversar en esta etapa de productos, servicios, o proyectos. Aquí estamos tomando responsabilidad por en que comunidad voy a ser un emisario de posibilidades. Aquí lo que se define no es el “que” voy hacer, o “que” voy a vender. Sino “quien” soy como oferta desde mi compromiso, y también desde mis habilidades y conocimiento de esa comunidad.
Por ejemplo, mi compromiso con la comunidad de desocupados de 60 años puede ser abrir la posibilidad de "ser perfume", es decir, dejar su olor, su legado, un regalo para las nuevas generaciones basado en su sabiduría, que conecten con la trascendencia de ellos a través de otros. Mi misión con la comunidad de adolescentes puede ser diseñar posibilidades para facilitarles las herramientas para construir la clase de futuro que esperan desde si mismo en relación con sus entornos. La misión con la comunidad de reporte a una dirección, como líder de esa comunidad puede ser inventar la posibilidad para que vivan con dignidad la tarea que desempeñan y sus familias sientan orgullo por lo que hacen. El compromiso social con la comunidad de RRHH de grandes empresas matriciales puede ser construir la posibilidad para agilizar los procesos mixtos locales/regionales, y multiplicar resultados reconstruyendo conectividad y confianza aún en la distancia y cruces de áreas.
Esto no es lo mismo que hablar de target o mercado meta, ya que es un concepto de segmentación del supuesto grupo de comprador ideal de un producto o servicio que ofrezco (el “que”). El target se investiga, se cuantifica y caracteriza, dado mis productos o servicios. Esto no quiere decir que no sea haga, pero es posterior. 
Cuando hablo del primer paso de DISTINGUIR, hablo de diferenciar una comunidad donde declaró un compromiso social que moviliza mi hacerme cargo de la oferta que soy y las posibilidades que diseño, expandiendo mi sentido de pertenencia a esa comunidad y escuchando con profundidad sus dolores, sus curiosidades, sus inquietudes, y sobre todo su relación con el pasado, y el futuro, porque allí reside la clave para distinguir el estado de ánimo colectivo en que habita esa comunidad.

domingo, 14 de febrero de 2016

EL SECRETO DE LA EXISTENCIA HUMANA –

 
EL SECRETO DE LA EXISTENCIA HUMANA –
Extracto - Por Fernando Saenz Ford

Hay por lo menos dos niveles diferentes en que podemos interpretarnos como la clase de seres que somos. Más allá de la teoría científica, teológica, filosofía desde donde expliquemos esos dos niveles, en la experiencia del ser, podemos distinguir estos dos niveles.

1) Hay un nivel de humanidad biológica/espiritual donde todos somos iguales. Todos estamos hechos de lo mismo. A esto la llamamos el universo, la gran conciencia, Dios. En este nivel todos somos simétricos. Nuestro deriva biológica como especie es igual para todos, más allá que la interpretemos desde la Biología Cultural de Humberto Maturana, o desde los principios de la neurociencia, por solo citar dos posibilidades. El punto es que en este nivel de existencia estamos hecho de lo mismo, más allá de cómo describamos eso que nos constituye iguales.  La espiritualidad juega aquí un papel central, más allá que puede ser entendida desde diferentes interpretaciones. Me refiero con espiritualidad a un nivel de existencia sutil, más grande que lo que podemos racionalizar donde todos no sólo estamos hecho de lo mismo, sino que somos lo mismo. Podemos experimentar que somos parte de algo más grande que nuestra propia individualidad.

2) Hay un nivel de humanidad cultural/ontológico, donde se despliega una manera particular de ser y estar. Eso es lo que llamamos nuestra individualidad. A este nivel somos únicos e irrepetibles, somos un grano de arena en la magia de la vida que nunca se volverá a repetir dentro de los millones y millones de seres vivos que habitaron, habitan y habitaran en este planeta (y en cualquier otro). En este nivel existe la asimetría, ya que la diversidad de maestrías es inmedible. Por ejemplo, quien es un maestro en la cocina Italiana, no tiene por que saber nanotecnología. El maestro de escuela primaria , quizás no es  competente en alpinismo. El alpinista, puede ser que no sepa sobre como ser un buen padre. El buen padre quizás no conoce el arte de la escultura, etc. En este nivel la cultura, como una manera compartida de relacionarse con lo que ocurre, define marcos de acción posible. Por ejemplo, la manera de reaccionar antes un terremoto no es la misma en Japón, que en Chile, que en México. Se arman estados de ánimo colectivos que predispone de manera diferente, y modela la manera de pensar lo que sea que se piense. A la vez aparece la ontología singular de cada quien, como la interpretación particular que cada individuo recoge y retroalimenta en el mundo, desplegando una psicológica personal, una manera de ser que va conservando con acciones. Aparece un estilo único, con sus propios dolores, sus propias ambiciones, sus propias inquietudes.

Por eso es que me gusta decir: “Todos somos iguales a un nivel, todos somos diferente a otro nivel”
En forma de metáfora el líder espiritual Sri Sri Ravi Shankar, lo explica con lenguaje directo. Él dice que es como si todos estuviésemos hechos de la misma madera. Todos somos madera, estamos constituidos por lo mismo. Ahora,  hay diferentes expresiones de esa madera. Algunos somos puertas, otros ventanas, otros mesa, otros biblioteca, otros sillas, otros marcos de cuadros, etc.

Las implicaciones de entender estos dos niveles son enormes, y merece muchas más líneas. Cuando no comprendernos estos niveles entramos en interpretaciones antagónicas, desarrollando teoría, filosofía, e ideología política, social, económica, desde donde nos enfrentamos en un estados de ánimo de enemistad basado en la descalificación que termina en enfrentamientos y hasta en peligro la existencia de la propia humanidad. Pero esto merece un capitulo aparte que llamaré macro implicancias.

En un foco más micro, hace poco, a partir de una experiencia personal, descubrí una implicancia muy relevante.

Cuando realmente comprendo que todos somos uno a nivel biológico/espiritual, uno vive con dignidad y liviandad la asimetría en el nivel cultural/ontológico. La búsqueda de la relación simétrica de igualdad  en el día a día es no comprender que ya somos todos iguales, más allá de mis propias inseguridades, o de mi propia arrogancia. Eso ya es así. Me he descubierto arrogante, y exigente queriendo que todos me traten de igual a igual, o demostrando a los otros que yo soy igual. Esto es saber de la teoría de los niveles, pero no vivirlos. Cuando lo vives en el día a día de la existencia cultural/ontológica consciente de que en la existencia biológica/espiritual ya somos todos iguales, puedes hasta reírte de los intentos de creerse mas o menos que otros.

Hace poco vi en un maestro una gran oportunidad de aprendizaje. Él tiene la maestría en lo que yo quiero aprender. Pero como yo juzgaba que era muy asimétrico, quise mostrar que yo era igual, que más allá de todo, todos somos iguales. Ese fue un error. Porque a nivel cultural/ontológico no somos iguales, y a nivel biológico/espiritual no hay individuos que tengan que mostrar que somos iguales…. Ya somos. Cualquier intento de mostrar esa igualdad es una expresión de la individualidad que no comprende el nosotros biológico/espiritual, y trata de vivir la redención de la desigualdad comparándose con otros en sus individualidades… justamente donde si somos desiguales.

A esto le llamo la incoherencia existencial:  “El YO queriendo mostrar que somos NOSOTROS”
Una conclusión a la que llego inspirado en conversaciones con Sven Doehner, es que la conservación de eso que llamamos ego, en su versión limitante y dolorosa, es un quiebre espiritual. La conservación del ego frente a los otros es no comprender que al final del día todos somos madera, más allá de si te toco puerta, ventana, o silla.


Comprender esta distinción trae paz, amorosidad, y el diseño de un futuro honrando mis propios sentires, en armonía con el todo que quiera o no quiera, ya es

EL 2do CAMINO: UNA CLAVE PARA EL AGILISMO Y EL BUEN VIVIR

EL 2do CAMINO: Una clave para el agilismo y el buen vivir

Agilismo no es es ir rápido. Es tener destrezas. Una de ellas es la conciencia del 2do Camino.
Hay 2 caminos a tomar ante las circunstancias:

- Uno es el visceral, los impulsos inmediatos que son una estructura bio/psíquica para defendernos. Muy adecuada para actuar frente a un patinón subiendo una montaña, ante un automóvil que se dirige sin control ante nosotros, o ante una agresión física. 

- Dos, es el camino de la reflexión, la meditación, el contar hasta 10 antes de actuar. Este segundo camino es el que nos hace más humanos. Es el que nos hace homo sapiens. Es una capacidad de observar, percibir, y ser capaz de distinguir los impulsos propios del primer camino que nos llevan a defendernos. Este segundo camino es adecuado para responder ante quiebres en la relación. En la relación con otros, con nosotros, con el tiempo, con el dinero, con el poder, con el misterio de la vida, y con circunstancias del mundo en general que no atenten contra nuestra integridad física en el momento en que ocurren. Así es el mundo sapiens, eso que llamamos antropósfera. Es un mundo fundamentalmente relacional, social, donde vamos siendo con el otro.
En el primer camino la fuente de la acción está en el pasado. No hay tiempo para encuadrar, sólo hay que reaccionar rápido, y nuestro cerebro activa el cableado paliativo neuronal que ya está configurado para situaciones de peligro. 

En el segundo la fuente de acción está en el futuro. Nos preguntamos por lo que decimos que queremos, incluso por si queremos lo que decimos que queremos. A veces las repuestas a que queremos o que no queremos, no provienen del futuro deseado, sino de una respuesta rutinaria que ya nos acostumbramos a dar, sin percibir que ya estamos en un tiempo muy diferente del aquel en que esta respuesta automática tuvo origen.

En el 2do camino nos preguntamos por que compromisos guían nuestro hacer, que inquietudes conservan nuestra clase de acción. Podemos interpretar lo que va ocurriendo desde un marco integral, sistemático, mayor a ese sentir instintivo, visceral. Podemos distinguir patrones, ciclos, espirales de conducta y resultados. Sostener el 2do camino es construir un estado de ánimo sereno, focalizado, respetuoso de uno mismo y los demás, amoroso y contemplativo. 
El primer camino son emociones circunstanciales que si se repiten lo suficiente se transforman en un estado reactivo del ser, sostenido por toda clase de teorías que nos inventamos para justificar porque actuamos como actuamos.

Uno mismo sabe que cuando ante una situación toma el primer camino habla de una manera, mira de una manera, escucha de una manera, y hace de una manera muy diferente a si tomara el segundo camino.

La dificultad radica en que por un mero tema de supervivencia, solemos tener el primer camino como alternativa inmediata. El 2do camino tiene una demora en aparecer. Por eso es crítico entrenar la disminución de la ansiedad, el desapego a las certezas inmediatas, y la observación de patrones y ciclos. 

La meditación es una de las herramientas que recomiendo. Le pega directamente al proceso de disponibilidad del 2do camino. Cuanto más medites con más agilidad tendrás disponible el 2do camino, que viene acompañado de creatividad, innovación, serenidad, y amor.
Dejo un video con una música apropiada para escuchar y dejar que el 2do camino se haga presente. Déjala fluir y déjate llevar, te abrirá la puerta al 2do camino.
https://www.youtube.com/watch?v=B5WbSrorUyI

miércoles, 30 de septiembre de 2015